El campus son tres días de entrenamiento específico, cada día se trabaja un objetivo concreto donde los porteros y porteras aprenden habilidades técnicas y tácticas que les permiten desarrollarse en su posición.

Además, los más pequeños disfrutarán de juegos por equipos, relevos, yincanas, actividades acuáticas… con los que cerrarán el día con una gran sonrisa.

Para los más mayores se trabajará con la herramienta de análisis de video, lo que les permite ahondar en conceptos de forma precisa para posteriormente trasladar lo aprendido al campo. También recibirán talleres de psicología deportiva, preparación física, vendajes…

Todo esto y muchas más sorpresas harán que el final de la temporada sea de lo más especial.

Se trata de un enfrentamiento 1 vs 1, en el que, en un tiempo y espacio reducidos, los porteros tendrán que defender su portería y atacar la del rival y demostrar ser mejores. Las batallas se organizan por categorías.